miércoles, 8 de octubre de 2014

Mañana

Hoy comparto con vosotros la siguiente frase, colmada con un anochecer entre dos continentes: Europa y nuestra vecina África, a veces tan deseada, y otras tan olvidada.


"Mañana, como después de cada anochecer, saldrá el sol y lo que hoy nos parece eterno resultará ser efímero"

domingo, 5 de octubre de 2014

Sirena del Océano

Hoy rindo homenaje a mi Tacita de Plata, a mi Sirena del Océano, a mi Cádiz y su Catedral. Ciudad histórica, misteriosa, salvaje e íntima a la vez. Espero que disfruten de la entrada y no duden en visitar y explorar los tesoros que este único lugar os podrá descubrir, merecerá la pena:

Santa Cruz sobre las Aguas

Piedra enferma que nunca mueres,
Déjame capturar la belleza que suscitas,
Déjame catar tu aroma a mar,
Con dulce salitre mi alma inundas.

Dorados rayos de sol reflejas,
Cúpula que del cielo caíste
Déjame contemplar  la bahía que dominas
Inmutable,  verdadera eres.







jueves, 31 de julio de 2014

Nuestros errores, ¿nuestro destino?

No permitamos que nuestros errores nos impidan ser felices, vivir nuestra vida. En determinados momentos, ante ciertas circunstancias, simplemente no sabemos cómo actuar y somos incapaces de dar una respuesta adecuada al problema que se nos presenta. Este hecho puede parecer que marca nuestra trayectoria vital, que tras el error que hemos cometido no hay marcha atrás. Sin embargo, no somos conscientes de que somos nosotros quienes escribimos nuestro propio destino, que quizás no podemos retroceder y cambiar aquello que hayamos hecho pero siempre, absolutamente siempre, tenemos la capacidad de remediar el daño ocasionado o, al menos, paliarlo. Esto es lo que hoy, tras la lectura de Cometas en el cielo de Khaled Hosseini (Libro que os recomiendo leer encarecidamente), he aprendido. Somos nosotros los que debemos perdonarnos por las malas decisiones cometidas, los que podemos curar el daño infligido a nosotros mismos y a terceras personas, los que aunque no podamos cambiar el principio siempre podamos cambiar el final de la historia.

"Zendagi migzara" (La vida sigue)

lunes, 28 de julio de 2014

Nieve en el Valle del Jerte

Después de bastante tiempo sin publicar nada, espero que no me guardéis rencor por ello, retomo mi labor y os dejo este microrrelato dedicado al Valle del Jerte y a su producto más preciado: la picota puesto que estamos en su temporada. Espero que os guste:


Nieve en el Valle del Jerte

No entendía por qué me tocaba participar en aquellas aburridas excursiones familiares, ni por qué mi hermano, dos años mayor que yo, siempre lograba escabullirse con alguna absurda excusa como: “No puedo dejar al perro solo”. En fin, el viaje en coche sería largo así que cogí mis cascos, mi música y me transporté al mundo que habitaba en mis pensamientos. Parecía que era invierno pues los árboles se encontraban cubiertos por una capa de blanquecina nieve, pero hacía calor... O igual era la caminata... Entonces me fijé detenidamente en uno de aquellos árboles, no era nieve: eran flores. Acerqué mi mano para acariciar aquella belleza... ¡PLAAF! Me desperté bruscamente, mi hermana pequeña había tenido la brillante idea de despertarme explotando la bolsa de caramelos que ya se había comido a tres escasos centímetros de mi cara. La miré enfadado, mientras me ofrecía, sonriente e inocente, una bolsa de picotas del Jerte. No pude evitar sucumbir en la tentación y probé una. Otra explosión recorrió mi cuerpo, pero esta vez de sabor, de placer. Quizás, después de todo, el viaje fuera a mejor.

sábado, 28 de junio de 2014

Ansias de verano

Ya podemos dar definitivamente el verano por iniciado, San Juan ha llegado y las nubes cargadas de lluvia parecen empezar a disiparse. El verano... ¿será un sueño que nos embriaga y nos transporta a una ilusión idealizada? ¿Será verdad que ya está aquí? Y pensar que hace unos pocos meses, semanas, era el pequeño islote de tierra el cual nosotros, ingenuos piratas, lográbamos divisar pero nunca alcanzar... Cada uno tiene su propia percepción de esta calurosa estación que se repite cada año, como de todo. Sin embargo, es raro encontrar a una persona que no tenga un motivo para disfrutar de ella: vacaciones, buen tiempo, encuentros familiares, excursiones al campo, días de playa, días de verano. Esto no quita que el verano no pueda tener sus desventajas: quemaduras de sol, imposibilidad de poder ir de viaje, momentos difíciles y recuerdos de los que ya no están; pero hay que mirar el lado positivo, lo saludable, lo divertido, lo bueno; que lo malo ya viene solo. Todos los años deseo lo mismo, que este verano sea el mejor hasta ahora, y que el siguiente lo supere. Para vosotros espero lo mismo y junto a ello comparto este microrrelato en el que resumo el significado que éste tiene para mí. Además fue seleccionado para formar parte de una antología en el II Concurso "Soy feliz con...." organizado por Letras con Arte:


Ansias de verano


Soy feliz con el verano. Días de sol, agua, risas y sonrisas. Un cruce de miradas, una divertida pelea, mil y una travesuras. Una sombrilla que quiere escapar de sus cadenas y hacer una visita al vecino que lee tranquilo. Aquella inesperada corriente de aire que trae consigo ese pequeño pero molesto granito de arena que tan sólo busca bañarse en una lágrima provocada sin intención. Recuerdos y anhelos para los años venideros.


Acompaño esta entrada con La playa, la canción más bonita del mundo, o una de ellas: 


lunes, 16 de junio de 2014

Free Rice, un granito de arroz frente al hambre

Hacía ya tiempo que quería dedicarle una entrada a un pequeño descubrimiento con el cual tropecé de casualidad:  Free Rice. Free Rice es un proyecto creado por el Programa Mundial de Alimentos, la agencia de la ONU especializada en la lucha contra el hambre, que consiste en realizar un registro en la página web (aunque no es obligatorio ya que se puede hacer de forma anónima) y jugar a juegos en los cuales te preguntarán cosas sobre temas tan diversos como capitales de países, cuadros famosos, vocabulario en español y en otros idiomas o incluso sobre símbolos químicos. A mí personalmente me gusta más la página en inglés, hay más variedad.

Y pensaréis: ¿y qué tiene que ver esto con la lucha contra el hambre? Pues ésa es la mejor parte: por cada respuesta correcta automáticamente se donarán 10 granos de arroz a una persona necesitada de cualquier parte del planeta. Además, participar en todo esto es gratis tanto el registro como jugar y por si fuera poco, se adquieren un montón de conocimientos, es decir, todos salimos beneficiados. El arroz es financiado a través de los anuncios que se muestran en la página y por El Programa Mundial de Alimentos.

Yo, a partir de ahora, colaboraré a través de este blog con el Programa Mundial de alimentos colocando banners (anuncios) que den publicidad a esta organización con el objetivo de correr la voz y hacer consciente al mayor número de personas posible de la necesidad de ayudar y de luchar contra el hambre. Sé que en realidad es poco y que posiblemente no pueda cambiar el mundo pero cada granito de arroz cuenta. Os recomiendo ser partícipe de estos proyectos, hay muchas formas de ayudar y no para todas es necesario aportar dinero. "Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga" (Homero)

Este es el enlace:


Juega Freerice y ayuda a personas con hambre

viernes, 30 de mayo de 2014

El final de una etapa

Hoy se cierra una etapa en mi vida. No creo que fuera capaz de expresar en palabras todo lo que ha significado para mí el instituto I.E.S. Levante, sin embargo, dejaré que mis manos se deslicen libremente por el teclado dejando constancia, en la medida de lo posible, de mi paso por él. Sus paredes, sus profesores, mis compañeros, mis amigos y todas las personas que han ido pasando por él, me han visto evolucionar, transformarme y crecer tanto en lo académico como a nivel personal aportando poquito a poco de cada una de sus respectivas facetas, una pequeña parte en mí, participando de la persona que hoy en día soy. ¿Qué hubiera pasado si hace seis años hubiera tomado otro camino? Pues no lo sé, pero lo que sí se es que no me arrepiento de ninguna decisión tomada. De todo este tiempo me llevo recuerdos, viajes al extranjero, excursiones, ilusiones y desilusiones, risas y experiencias para afrontar todo aquello que me depare el futuro. ¿Quién sería hoy si no hubiera conocido a todos y cada una de las personas que he conocido? A saber, por eso siempre os recordaré, compañeros, porque en mayor o menor medida formáis parte de mí. Os deseo a todos lo mejor de lo mejor y que nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

lunes, 26 de mayo de 2014

La playa

Después de estos ajetreados días en los que no he podido compartir con vosotros más entradas, os dejo este microrrelato. Espero que os guste:

La playa

La suave brisa de agosto me acariciaba mientras paseaba por la cálida arena, rozando las tibias aguas de aquella maravillosa isla tropical cuando, empecé a escuchar unas fuertes pisadas que provenían del interior de la selva. Cada vez estaban más cerca. El tiempo se detuvo, me quedé petrificado. Un dinosaurio T-Rex se abalancaba sobre mí, comencé a gritar y saqué fuerzas para intentar huir. En vano, pues sabía que había llegado mi fin. Las fuerzas empezaban a fallarme. Cerré los ojos y esperé atemorizado mi muerte entre las fauces de aquel inesperado monstruo. ¡Corten! Suspiré. El rodaje había salido a la perfección.




 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Ya llegó otro 14 de mayo

Mamá hoy es tu cumpleaños y por ello he decidido dedicarte esta entrada, porque madre solo hay una, porque a veces no decimos los suficientes te quiero, por todo ello, espero que te guste el siguiente poema.


Ella

Ella es luchadora, ella es valiente. Ella se levanta cada mañana, se prepara un café y coge fuerzas para enfrentarse al mundo una vez más, como otro día cualquiera. Ella es única, trabajadora y valiente. Ella es ayuda, consuelo y apoyo cuando los demás fallan. Ella lo da todo por mi sin pedir nada a cambio. Ella es la luz que ilumina mi camino, mi guía y mi consejera. Ella es mi paraguas cuando llueve, mi cantimplora cuando abrasa. Ella es la pomada de aquellas veces que caí, ella es quién me enseñó a caer. Ella es mi amiga, mi compañera, mi jefa, mi medio corazón, mi canción. Ella es mi madre.


Felicidades mamá, a pesar de la riqueza del español no hay palabras que puedan describirte, quizás la inmensidad del océano sí pueda hacerlo:





¡¡¡¡¡TE QUIERO!!!!!

lunes, 12 de mayo de 2014

Hoy no serías tú

Y las montañas hablaron de khaled hosseini muestra una clara tesis, difícil de aceptar, pero no por ello menos real. Independientemente del final, que puede ser feliz o trágico la vida de toda persona está marcada, en mayor o menor medida del sufrimiento. El grado en el que éste se manifieste depende del Destino, la casualidad o la suerte, depende de cómo queramos llamarlo ya que al fin y al cabo son tres términos diferentes que designan una misma realidad, es tan sólo un juego del lenguaje. Esta conclusión es la que deriva de la observación de todos los instantes por los que pasan los personajes de esta emocionante, y emotiva, novela. No obstante, no es necesario leerlo en una novela para darse cuenta, si analizamos y miramos a nuestro alrededor cada persona, cada ser, ha sufrido en algún momento de su existencia, quizás esté sufriendo ahora y simplemente nos mantenga en la ignorancia. Pero podríamos incluso ahondar más en el tema, observemos nuestro propio reflejo en el espejo. ¿Cuántos palos nos ha dado la vida? ¿Cuántas personas nos han abandonado por voluntad propia o ajena? ¿Cuánto dolor y sufrimiento hay en cada uno de nuestros corazones? Y aún así seguro que siempre habrá alguien que lo esté pasando o lo haya pasado infinitamente peor, que nuestro dolor sea incomparable al suyo, insignificante. Entonces, ¿qué hacer con nuestro sufrimiento? Porque que el de al lado sufra más que nosotros la verdad es que no soluciona nada. Desde mi punto de vista, a veces, cuando el dolor es irremediable e inevitable, sólo nos queda aceptarlo. Aceptarlo, porque al fin y al cabo gran parte de lo que somos es fruto de todo aquello por lo que hemos sufrido. ¿Habéis pensado alguna vez quiénes seríais si no hubierais tenido que enfrentaros a todas aquellas piedras que os habéis encontrado por el camino? Yo te lo diré querido lector, hoy no serías tú.





miércoles, 7 de mayo de 2014

Libertad (5ª Parte)

Esta ya es la última parte de Libertad, espero que os guste. Por favor, cuando lo leáis responded a la encuesta que esta en la esquina superior izquierda, estará ahí una semana. Y aquí os dejo el final de la historia de Juan y María:

Dicho y hecho. María conducía camino de Cazorla mientras Juan se dedicaba maravillado, a observar el impactante paisaje. Ya estaban en la Sierra de Cazorla y sin saber por qué Juan tenía un mal presagio. Un cartel les indicaba que no podían avanzar más en coche, se bajaron y continuaron a pie. Empezaba a atardecer cuando María se detuvo:
-Éste es el sitio.
Como Juan intuía, no sentía nada, absolutamente nada: aquél no era su bosque. Ya sin saber qué hacer cayó de rodillas, no le quedaban fuerzas para continuar, el día había sido agotador. Entonces María sin saber qué hacer le abrazó, y con palabras de ánimo consiguió convencerle para buscar un hotel en el que pernoctar. Pero Juan se sentía vacío, desesperanzado. Necesetiba compañía y María no pareció sorprenderse cuando pidió en recepción una habitación de matrimonio. La habitación no era gran cosa pero estaba limpia y era acogedora. Juan se tumbó inmediatamente en la cama, pero no lograba dormir. Demasiadas cosas pasaban por su mente. María se acurrucó unos minutos después a su lado, abrazándolo. Fue aquel instante en el que se miraron a los ojos cuando ambos comprendieron que no importaba lo que hubiese pasado aquél día, mientras permanecieran juntos lo demás no importaría. Un beso, largo, apasionado, les permitió conciliar el sueño. Qué poderoso podía llegar a ser un beso, fue el último pensamiento de Juan antes de ser atrapado por Morfeo.

A la mañana siguiente Juan despertó y una luz le cegó. Instantes más tarde consiguió entreabrir los ojos y observar su alrededor: la habitación del hotel ya no estaba, se había convertido en troncos, ramas, hojas, tierra... y el silencio de la noche se había convertido en sonidos, en vida, en un pequeño conejo que se escondía en su madriguera, en un osezno que jugueteaba con una mariposa o en un riachuelo que fluía a lo lejos. Desplegó sus alas y respiró su ansiada libertad, volaba. Por fín volvía a ser un ruiseñor. Debía contarle sin más demora su extraño sueño a su compañera, a su María. Jamás querría dejar de ser un pájaro, nunca renunciaría a su libertad.


lunes, 5 de mayo de 2014

Libertad (4ª Parte)

-¿Es una broma? Si querías pasar más tiempo conmigo sólo tenías que decírmelo...
-No, no es una broma es verdad, todo lo que te he contado es cuanto sé... ¿Tú podrías ayudarme?- María no sabía que había sido, si el raro comportamiento de Juan durante toda la mañana o aquellos ojos azules que parecían incapaces de mentir lo que la había convencido, el caso fue que su cabeza asintió lentamente como si todavía continuara asimilando todo lo que Juan le había contado:
-Te ayudaré, ¿pero cómo?
-Ojalá lo supiera...
-¿De qué te acuerdas?- María se sentía impotente, ¿por qué era todo tan injusto? Justo cuando parecía que las cosas entre ellos dos empezaban a ir bien la situación se truncaba... ¿Cómo podía haberlo olvidado todo? ¿Habría olvidado también lo que pasó aquella tarde? Había estado enamorada de Juan tantos años... No podía pasarle esto ahora.
-Sólo recuerdo un bosque cuyos árboles parecían rozar el cielo y, a lo lejos, un arroyo que brotaba desde el subsuelo y la libertad... La libertad de poder hacer lo que uno quiere, de poder respirar sin más preocupación que la de dejarse llevar, de volar...
-Pero no lo entiendo, ¿volar? ¿Cómo? ¿Cómo vas a volar?
-No lo sé pero volaba, eso sí lo recuerdo con total claridad... Lo que yo no consigo entender es cómo puedo ser ahora lo que soy, ¿cómo puedo ser un ser humano? Y tú, ¿cómo puedes vivir así, atrapada en una jaula, sin poder decidir sobre tu propio ser, sobre tus propias acciones?
-Te equivocas, precisamente somos los seres humanos quienes decidimos qué hacer y qué no, un animal no puede pensar, no puede tomar sus propias decisiones.
-Entonces, ¿por qué no puedo volar? ¿Por qué me siento atrapado?
-Eso yo no lo sé, pero quizás podríamos intentar buscar el bosque ya que parece ser que es de lo único que te acuerdas, eso podría ayudarte.-Concluyó María cansada de hablar de un tema que parecía no conducir a ninguna parte. Aquél no era Juan, sin embargo, algo en su conducta le recordaba a él. Posiblemente esas ansias de vivir, esa imaginación... Nunca dejes de soñar le había dicho aquella tarde, cuando todo entre ellos cambió, cuando se declararon su amor el uno por el otro. María suspiró, quizás ya nada volvería a ser como aquella tarde, como antes...
María y Juan se fueron a comer a la cafetería de la universidad y tras ello se pusieron a buscar mapas de los alrededores, tal vez Juan a través de aquellos mapas podía recordar cuál era aquel bosque que tanto anhelaba. El tiempo pasaba lentamente, pero ambos se sentían bien cerca el uno del otro, algo parecía haberse reestablecido. Puede ser que no todo estuviera perdido pensó María y entonces recordó una cosa:
-Juan, ¿recuerdas aquella excursión?
-¿Qué excursión?
-Cuando fuimos con Carmen, nuestra profesora de biología en el instituto a Cazorla. Aquel sitio te enamoró, ¿y si es alli?

-Sólo hay una forma de averirguarlo...

sábado, 3 de mayo de 2014

El mundo debe saberlo

He visto oportuno hacer un paréntesis, hacer mención de la situación que envuelve Venezuela. Ayer me llegó un vídeo, un vídeo que muestra cómo lo están pasando los venezolanos, un vídeo que merece ser compartido y llegar a oídos del mayor público posible


video




Este vídeo me recordó La crítica a las ideologías de Karl Marx, para el filósofo la ideología es cualquier producto de la mente humana, forma de una conciencia deformada integrante de la superestructura justificadora de los diversos modos de producción histórico-sociales que se han sucedido. Simplificando, es un producto de la mente humana, una forma de conciencia deformada y falsa que forma parte de la superestructura. Desde mi punto de vista tanto en Venezuela como en muchas partes del mundo (por no decir en casi todas) estas ideologías independientemente de su signo han sido empleadas para manipular al ciudadano y poder hacer así con nosotros lo que los dirigentes quieran. A mi modo de ver las cosas, sólo hay una ideología (o una forma de ver la vida mejor dicho) válida: vivir y dejar vivir, ayudar siempre que se pueda, defender la libertad, la justicia, la vida. Por ello, queridos amigos venezolanos, hermanos, comparto este vídeo con el mayor número de personas posibles y querido lector, si le es posible hágalo usted también, por Venezuela, por un planeta más justo. El mundo está, como siempre ha estado, sumido en el caos y espero que entre todos podamos mejorar la situación. Luchemos. Abrazos desde España.

miércoles, 30 de abril de 2014

Libertad (3ª Parte)

-¡Juan!-Era una chica morena, de ojos verdes. Derrochaba alegría, y Juan no pudo evitar sonreír.
-¿Si?
-Juan, vámonos a clase, corre que llegamos tarde, ¡gracias por esperarme!- Dijo aquella chica que Juan no recordaba mientras tiraba de su brazo y le hacía correr por los pasillos de la universidad, hasta que llegaron a su destino: el aula de Historia Económica.

Pasó una larga hora, la cual Juan empleó para observar a la joven que le había “secuestrado” mientras ésta tomaba apuntes y le lanzaba de vez en cuando una mirada de reproche que parecía recriminarle su pasividad ante la clase pero él no sabía escribir, por lo tanto, ¿qué podía hacer? Tampoco entendía de qué hablaba aquel señor canoso ¿qué se suponía que era la inflación? ¿una enfermedad? ¿Y la balanza comercial? ¿Era comestible? No, aquél no era su hábitat natural, eso desde luego. No obstante, la intervención de su compañera al responder a una de las preguntas que había hecho el profesor le sirvió para conocer su nombre: María. Qué dulce nombre, pensó Juan.
-¿Juan? ¿Podrías despertarte? Tenemos clase de Macroeconomía.- Juan se sintió desfallecer.
-No me encuentro bien ¿podrías sacarme de aquí? No puedo más.
-Pero ¿qué te pasa?- Preguntó María preocupaba mientras posaba su mano sobre la frente de Juan- Parece que no tienes fiebre... ¡Pero si Macroeconomía es tu asignatura favorita! Hoy no eres tú, primero te pasas toda la clase pensando en Dios sabe qué y ahora me dices esto...

-Es complicado...-Juan no sabía qué hacer, ¿debía contarle cómo se sentía realmente? María parecía una persona que sabía escuchar, quizás ella sí le comprendería... Entonces Juan decidió contárselo todo: que no sabía quién era ese tal Antonio, que no entendía por qué todo el mundo le hablaba como si lo conociera ni por qué estaba allí, que no recordaba nada, ni siquiera quién o qué era antes de despertar aquella mañana en esa claustrofóbica habitación que, para variar, tampoco conocía. También le contó que continuamente tenía la necesidad de volar, de irse de allí, de escapar de esa situación que por más que intentaba no lograba entender. María, incrédula ante aquella larga confesión sólo alcanzó a preguntar:

lunes, 28 de abril de 2014

Libertad (2ª Parte)

Tras bajar tres tramos de escaleras Juan y Antonio llegaron a lo que para Juan era una puerta pero más grande, aquello debía ser el portal. Antonio abrió la puerta y le dejó pasar. La luz del sol cegó a Juan durante unos instantes. Cuando pudo entreabrir los ojos vió que Antonio estaba montado en una especie de máquina roja, parecía una especie de “casa” ambulante, sin techo, que además Antonio podía controlar con un objeto circular que tenía en sus manos. Éste le miró desafiante:
-¿Te vas a montar en el coche? ¿O piensas ir a la universidad andando?- Su tono irónico comenzaba a cabrear a Juan.
-Pues claro- Contestó éste mientras pensaba cómo introducirse en aquel extraño aparato al que Antonio llamaba coche, decidió entrar saltando.
-¡La tapicería!- Exclamó Antonio enfadado y partieron camino de la universidad.
El breve recorrido en coche supuso para Juan una revelación, conocía aquella vertiginosa sensación... Las calles pasaban a gran velocidad a su lado mientras los niños cargaban con sus mochilas camino del colegio, las palomas se acercaban a aquél hombre que les arrojaba granitos de pienso y él era libre, o al menos, así se sentía. Se detuvieron frente a un edificio blanco, rodeado de un césped verde y bien cuidado, le gustaba aquél sitio.
-Pues ya hemos llegado.
Juan observó cómo Antonio se bajaba del coche y le imitó, erá fácil sólo debía tirar de una pequeña fría “rama” gris que sobresalía.
-¿Estás bien? ¿Te pasa algo? Te noto extraño...
-No es nada, ¿dónde decías que estábamos?
-Juan, ya basta. Déjate de bromas y vete a clase, nos vemos después.-Contestó Antonio medio enfadado.
-Una última pregunta: ¿hacia dónde tengo que ir? -A Antonio eso ya le parecía más razonable, la memoria nunca había sido el punto fuerte de Juan...
-Tienes Historia Económica y si no te aligeras llegarás tarde.-Y se fue.

Juan se encontró sólo ante aquel edificio e instantáneamente le pareció cinco veces más imponente que segundos antes, no sabía qué hacer. ¿Entraba? ¿Esperaba?

sábado, 26 de abril de 2014

Libertad (1ª Parte)

Hoy os traigo Libertad, un relato corto que publicaré dividido en 5 partes a partir de hoy los lunes y miércoles de la semana que viene y la siguiente. Espero que os guste, aquí os dejo la primera parte:


Libertad

Un día, después de un sueño inquieto, se despertó bruscamente, no recordaba nada, tan sólo el sentimiento de libertad que respiraba cuando volaba entre las altas copas de los árboles que habían en lo que él imaginaba su hogar, su bosque. Una sensación de calma y serenidad inundó su ser. Su bosque. ¿Por qué lo sentía tan cerca y a la vez tan lejos? Reflexinó mientras su mente le proporcionaba otra pregunta no menos importante: ¿dónde se encontraba? Dedicó unos minutos a observar la pequeña habitación que le rodeaba, era pequeña, pequeña y claustrofóbica, muy diferente a su bosque. Necesitaba salir y respirar pero lo cierto era que no sabía cómo, había una ventana abierta, sin embargo, sus alas parecían no querer desplegarse y ayudarle a escapar de allí, por tanto, sólo le quedaba esperar.

De repente, un destello llamó su atención: un espejo. Pero no, aquél no podía ser él. Se fijó detenidamente en su reflejo, en cada detalle pero no, aquel ser, aunque levantara un brazo a la vez que él, aunque tuviese la misma mirada espantada que él debía tener, no podía ser él. Descartó la idea de ser aquel adolescente de ojos azules, piel blanquecina y pelo rojizo que le escrutaba con la mirada, ni siquiera el hecho de que su pelo era del mismo color de lo que había sido su plumaje despertó en él la más mínima duda.

Escuchó un sonido, parecía un claxon, miró de reojo la ventana, ¿y si lo intentaba? Se preguntó, ¿qué pasaría? Se acercó a ella y dirigió su mirada hacia la calle. ¡Error! Empezó a sentirse mal, se mareó y se alejó. ¿Qué había pasado? Se preguntó. No entendía nada, él nunca había tenido aquella sensación. La puerta se abrió bruscamente:
-¿Qué haces ahí plantado como un pasmarote?- Exclamó un chico, de edad similar al joven del espejo, que le miraba fijamente y con gesto enfurruñado, lo ignoró.- No me contestas, pues tu sabrás lo que haces Juan.
-¿Quíén eres? ¿Cómo me has llamado?- Preguntó Juan desconcertado cuando finalmente se dió cuenta de que se refería a él.
-Soy Antonio, venga Juan, déjate de bromas que tenemos clase, termina de prepararte y baja al portal que nos tenemos que ir o llegaremos tarde- Juan comprendió en ese preciso instante que aquel “Antonio” no era la persona comprensiva que necesitaba para ayudarle a recordar qué hacía allí, quién era aquel chico que le miraba a través del espejo, quién era él mismo o qué había sido; debería buscarse a otra persona para ello.

Antonio salió de la habitación y, tras meditarlo unos segundos, Juan lo siguió con paso apresurado, no tenía otra opción mas que seguirle, además, no sabía lo que era un portal. Le quedaba tanto por descubrir...

jueves, 24 de abril de 2014

A ti, Almería

Te recuerdo Almería, sí, Almería, te recuerdo. También las expectativas que tenía puestas en ti cuando planeamos aquel viaje, mínimas. Sí, mínimas, escasas. Sin embargo, Almería, me sorprendiste: La Alcazaba. Parecía un tesoro entre playas tropicales e invernaderos, una joya que parece coronarte, Almería. Magnífica, no hay otra palabra capaz de definirla mejor. Otras sorpresas sé que guardas Almería, no te preocupes, ya las descubriré.

Y es que suele pasar. Suele pasar que aquellos viajes, aquellos lugares que siempre has querido conocer, te decepcionen en cierta medida. Pueden ser lugares maravillosos, bonitos sí, pero por debajo de la idea que tú mismo tenías de ese lugar. Mientras que otras veces, como a mí me pasó con Almería descubres un paraje inesperado y vives una experiencia única. Ya que, como una buena amiga mía siempre dice: los mejores planes, las mejores aventuras, se viven cuando no se planean, cuando se improvisan.


Os adjunto un vídeo de La Alcazaba de Almería que yo mismo realicé, en él podréis observar que mis palabras, se quedan cortas:



lunes, 21 de abril de 2014

Una pequeña carta

¡Buenos días! Espero que hayáis pasado una buena Semana Santa. Esta obra ha resultado seleccionada en el concurso de cartas breves organizado por Letras con arte. Aquí os la dejo, espero que os guste:


Nuestra butaca

Me olvidé decir que aquella mañana algo cambió en mi vida, ya nada sería igual. Tan sólo fue necesario aquel breve cruce de miradas para descubrir que si debía plantearme algún objetivo en esta vida ése debía ser conocerte y que si aquella pequeña intuición que, poco a poco, iba surgiendo con fuerza en mi interior era cierta, compartir el resto de mi vida contigo. Cómo son las cosas, ¿qué hubiera pasado si aquella mañana no hubiese tomado aquel tren donde intercambiamos nuestras primeras palabras? Probablemente ahora, cincuenta cumpleaños más tarde tú y yo no estaríamos sentados cada uno en su butaca a unos escasos centímetros, como otro día cualquiera, como otro día más. Hemos vivido tanto juntos, somos tan felices, que hoy sólo me cabe esperar que mañana, como otro día más, tú estés en tu butaca y yo en la mía, tan cerca como siempre. Si una cosa tengo clara es que sin ti no soy, sin ti no existo. Cada vez la distancia entre tu y yo se acorta más y más, hasta que llegará el día en el que seremos sólo uno,y ya no serán dos butacas, será una, nuestra butaca.

sábado, 12 de abril de 2014

Una noche fría

Ya está aquí semana santa otra vez, os dejo este pequeño poema acompañado por una foto del puente romano de Córdoba, que bien no tiene mucho que ver con esta festividad pero que espero que os guste:


Una noche fría

A la luz de la luna, una noche fría,
un oscuro pensamiento,
cargado de amargura e ironía,
marcaban el compás de mis pasos.


A la luz de la luna, una noche fría,
un eterno divagar,
un caminar sin rumbo ni travesía,
cargado de reflexión, pasión.


A la luz de la luna, una noche fría,
un confuso malestar,
un noctámbulo en un mundo sin poesía,
una vida de ambigua, sutil agonía.



lunes, 7 de abril de 2014

Así es la vida

A veces ciertas historias son tan tremendamente absurdas, tan casuales, que podrían ser ciertas, de una manera similar es como me he sentido cuando he terminado de leer Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez.

Me ha parecido tan inverosímil, salpicada de tantas casualidades que podría ser más real que cualquier otra porque la vida es eso, una sucesión de casualidades. ¿Cuántas veces nos hemos preguntado: y si hubiera tomado esta decisión, y si hubiera cogido ese tren, y si...? ¿Cuántas? Muchísimas, o al menos a mí en mi corta existencia así me lo ha parecido...

Ya lo decía Ortega y Gasset: Yo soy yo y mi circunstancia. Una vida de decisiones, de decisiones y circunstancias en la que el pasado no se puede cambiar, en la que sólo aspiramos a aprender de nuestros errores y de nuestros aciertos. Así es la vida.

viernes, 4 de abril de 2014

A compás de los duendes



A compás de los duendes es el último libro de letras flamencas del sanroqueño Juan Carlos Muñoz. En él la magia del flamenco y la pasión con la que su autor escribe cada uno de sus trabajos se unen para dar lugar a una obra de arte, un libro que merece la pena leer, un libro que merece la pena comprar. Podría decir muchas cualidades que lo hacen único y especial, sin embargo, creo que no hay reflejo más fiel ni mejor descripción que una muestra de su contenido:


Soleá de Córdoba

Encanto, magia y dulzura
Barrio de la Judería,
símbolo de la hermosura.

Córdoba cristiana y mora
belleza de Andalucía
al pie de Sierra Morena,
deslumbra por su alegría.

Sabe demostrar al mundo
que es una tierra encantada,
de sentimientos profundos.

Un Guadalquivir tranquilo,
con sabor a puro mar
se lleva para Sanlúcar,
mi cante por soleá.

Le pido de vez en cuando
al Cristo de los faroles,
cositas de contrabando.



Tiento

No intentes juzgar un libro,
tan solo por la portada
procura mejor leerlo,
y ten la boca cerrada.

Quizás me haya equivocao,
en más de una ocasión
pero juro ante la biblia,
que fue sin mala intención.

No suelo perder el tiempo,
escuchando tonterías
prefiero estarme callao,
ante las habladurías.

Ahora comprendo las cosas,
que antes yo no comprendía
las vivencias de estos años,
me han dao sabiduría.

Guardaré mis cartas,
para otra ocasión
quiero ganar la partía,
al engaño y la traición.








Si quieren adquirir el libro pinchen en el siguiente enlace:



miércoles, 2 de abril de 2014

Un pequeño cuento de mi infancia

Cómo cambiamos a lo largo de los años, cómo cambia nuestra forma de ver el mundo. Éste es un pequeño cuento que escribí ya hace años, quizás si ahora tuviera que reescribirlo se parecería seguramente muy poco a
lo que un día fue, sin embargo aquí os lo dejo, intacto, tal y como en su tiempo lo escribí. Espero que lo disfruten:


Historia de una ballena en la Bahía 

 Aquella mañana me desperté y lo primero que hice fue asomarme al balcón, desde mi casa se veía la Bahía de Algeciras y el Peñón de Gibraltar, a mí me encantaba asomarme por él. Pero esa mañana mi sorpresa fue tal que casi me desmayo, no lo podía creer, allí, en la Bahía había una ballena hermosísima. Yo, con el corazón acelerado llamé corriendo a mi amigo Joaquín que tenía un barco:

 -Joaquín, ¿has visto la ballena que hay en la Bahía? ¿Porqué no vamos a verla en tu barco?- Le pregunté. 

 -De acuerdo, ¿por qué no?- Me contestó él. 

 Cuando llegué al puerto, Joaquín ya lo tenía todo preparado, nos montamos en el barco y fuimos en busca de la ballena. Cuando la divisamos, nos acercamos cuanto pudimos: 

 -¡Es hermosa!- Exclamé. 

 -Nunca había visto una ballena tan bonita y grande- Dijo Joaquín. 

 -Acerquémonos más, no nos puede hacer nada un ser tan bello. 

 -No, sería peligroso- Concluyó Joaquín. 

 Le hice unas cuantas fotos y volvimos a casa, yo estaba enfadado porque no me había podido acercar más pero fue un día muy divertido. 

 Al día siguiente cuando compré el periódico en primera plana había una noticia alarmante: Dos hombres mueren al acercarse demasiado a la ballena que se encontraba ayer en la Bahía. Entonces comprendí por qué Joaquín me había impedido acercarme: Los hombres de la noticia podríamos haber sido nosotros, entonces aprendí que no hay que subestimar a un animal por su hermosura.



lunes, 31 de marzo de 2014

Ya es lunes otra vez...

Una nueva semana, vísperas de un nuevo mes. Esperemos que todo lo que nos depare abril, o al menos en su mayoría, sea bueno. Me gustaría compartir con vosotros este microrrelato que escribí hace ya algún tiempo:

Un temblor inesperado

La noche relucía a la luz de la tibia plata. Desperté con el corazón encogido por un temblor. Pensé: "¡Un terremoto!". Intenté abrir los ojos, una intensa luz me cegó por unos instantes. Cuando recuperé la vista, vi lo que había producido el temblor. El despertador había sonado, amanecía.





viernes, 28 de marzo de 2014

Londres

Hoy, sin saber muy bien el porqué, Londres ha venido a mi memoria. Tal vez fueron sus calles las que me fascinaron o sus escaparates o sus cafés o quizás precisamente la mezcla de todo ello, y es que Londres es eso una mezcla de sensaciones, una ciudad viva, un no parar. En definitiva, un lugar que deberíais visitar. Comparto con vosotros este pequeño poema escrito de mi puño y letra:

Las calles de Londres

Las calles de Londres,
mezcla de olor, vida y sabor
reflejan el alma de su ciudad,
de sus artistas y su pasión,
de sus transeúntes y su sinrazón,
de los enamorados y su amor.

Las calles de Londres
te transportan a otra época,
de ladys y lores que buscan saciar,
como ahora hacen los londinenses,
sus ansias de vivir, sentir y soñar,
en un mundo donde no quieren despertar.



Aquí tenéis un pequeño vídeo que hice de mi viaje:

jueves, 27 de marzo de 2014

Lo que todos dicen pero nadie escribe

Quizás no sea una buena idea publicar mi opinión sobre un tema tan polémico como son las huelgas estudiantiles. Como probablemente sabréis, durante los días 26 y 27 de marzo se ha convocado huelga estudiantil a nivel nacional e intentaré, a partir de esta entrada, hacer una crítica constructiva a la manera de proceder de algunos estudiantes y aportar "mi pequeño granito de arena" para intentar cambiar sus hábitos en manifestaciones y huelgas posteriores. Personalmente, puedo hablar de lo que conozco: mi instituto y los institutos cercanos. En ellos, una buena parte de los estudiantes que hacen huelga no se informan de quién convoca la huelga, ni de por qué, ni dónde hay manifestaciones sólo de cuándo, requisito indispensable, puesto que si ni siquiera saben cuándo es la huelga: ¿cómo iban a faltar a clase? Y en esto se convierten las huelgas, en juerga: en perder clases. Los estudiantes no se toman en serio su propio derecho a manifestación, su propio derecho a quejarse para conseguir, o al menos intentar, cambiar una situación que consideran injustas; y si ellos mismos no se toman en serio, ¿quién lo hará? ¿El gobierno? En ningún momento critico que se realicen ni manifestaciones ni huelgas, sin embargo, la forma de proceder de ciertos estudiantes no es la más adecuada mientras que la de otros, no podemos caer en tópicos, sí que es la correcta de hecho pienso en aquellos estudiantes que sí se informan y que sí hacen huelga por un buen motivo y en lo injusto que ha de ser para ellos. Todo estudiante dispuesto a participar en una determinada huelga debe informarse del quién, cuándo, dónde y porqué; e incluso aquél que no quiera para así poder argumentar por qué no va, además de cerciorarse de que no quiere ir. Cada estudiante y cada persona es libre para hacer o no huelga, pero si se decide llevarla a cabo, debe seguir unas pautas que le den credibilidad, ya que en esto se basa cada manifestación en defender las creencias personales de cada uno sobre una determinada cuestión, ¿o no?

miércoles, 26 de marzo de 2014

Paco de Lucía

Hace hoy un mes el cuerpo del gran maestro de la guitarra Paco de Lucía llegó a tierras españolas, llegó a su Algeciras, a su tierra natal. Ya ayer en Algeciras, en el antiguo hospital de la caridad (actual edificio de la Fundación José Luis Cano), durante la presentación del nuevo libro de Juan Carlos Muñoz, Al compás de los duendes (libro de letras flamencas que personalmente recomiendo) se llevó a cabo un pequeño homenaje a Paco de Lucía en el cual tuve el placer de participar acompañando a la viola a Juan Carlos Muñoz y Juana María Moreno que recitaban la nana de la guitarra "La guitarra llora" compuesta por el propio Juan Carlos Muñoz en memoria al genio de la guitarra. Sin embargo, veo oportuno compartir con vosotros este pequeño poema de mi propio repertorio, espero que lo disfruten:

La guitarra de Paco

Hubo una, no habrá otra y nadie la podrá reemplazar. La guitarra de Paco de Lucía ya no suena, ha dejado un vacío. Las calles de Algeciras, sus playas, sus plazas ya no volverán a verlo pasear, pues Paco ya no está. Sin embargo, siempre quedará presente en la memoria de sus congéneres el dulce sonar de su guitarra desgarrando sus corazones al son de una soleá. Qué desolación, que tristeza que un artista tan grande nos haya abandonado. Ahora será, cuando todos aquellos que no lo pudieron escuchar, aclamar y vitorear llorarán. Ahora será cuando su alma, una vez más nos haga sentir, al igual que con su guitarra nos hacía vivir, la ilusión y la alegría de la tierra que tanto quería, de su Andalucía.


Os adjunto el vídeo de la actuación:



Una nueva aventura

Hoy inicio este blog con la intención de emprender una nueva aventura, de probar cosas nuevas y, por supuesto, de aprender. Mi objetivo es escribir pensamientos, relatos, opiniones, microrrelatos y toda idea oportuna. Espero que disfruteis de esta experiencia tanto como yo y que dejeis vuestros comentarios para ir, con el tiempo, mejorando. Gracias a todos por dedicarme una pequeña parte de vuestro tiempo en un mundo en el que se vende a precio de oro.