viernes, 30 de mayo de 2014

El final de una etapa

Hoy se cierra una etapa en mi vida. No creo que fuera capaz de expresar en palabras todo lo que ha significado para mí el instituto I.E.S. Levante, sin embargo, dejaré que mis manos se deslicen libremente por el teclado dejando constancia, en la medida de lo posible, de mi paso por él. Sus paredes, sus profesores, mis compañeros, mis amigos y todas las personas que han ido pasando por él, me han visto evolucionar, transformarme y crecer tanto en lo académico como a nivel personal aportando poquito a poco de cada una de sus respectivas facetas, una pequeña parte en mí, participando de la persona que hoy en día soy. ¿Qué hubiera pasado si hace seis años hubiera tomado otro camino? Pues no lo sé, pero lo que sí se es que no me arrepiento de ninguna decisión tomada. De todo este tiempo me llevo recuerdos, viajes al extranjero, excursiones, ilusiones y desilusiones, risas y experiencias para afrontar todo aquello que me depare el futuro. ¿Quién sería hoy si no hubiera conocido a todos y cada una de las personas que he conocido? A saber, por eso siempre os recordaré, compañeros, porque en mayor o menor medida formáis parte de mí. Os deseo a todos lo mejor de lo mejor y que nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

lunes, 26 de mayo de 2014

La playa

Después de estos ajetreados días en los que no he podido compartir con vosotros más entradas, os dejo este microrrelato. Espero que os guste:

La playa

La suave brisa de agosto me acariciaba mientras paseaba por la cálida arena, rozando las tibias aguas de aquella maravillosa isla tropical cuando, empecé a escuchar unas fuertes pisadas que provenían del interior de la selva. Cada vez estaban más cerca. El tiempo se detuvo, me quedé petrificado. Un dinosaurio T-Rex se abalancaba sobre mí, comencé a gritar y saqué fuerzas para intentar huir. En vano, pues sabía que había llegado mi fin. Las fuerzas empezaban a fallarme. Cerré los ojos y esperé atemorizado mi muerte entre las fauces de aquel inesperado monstruo. ¡Corten! Suspiré. El rodaje había salido a la perfección.




 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Ya llegó otro 14 de mayo

Mamá hoy es tu cumpleaños y por ello he decidido dedicarte esta entrada, porque madre solo hay una, porque a veces no decimos los suficientes te quiero, por todo ello, espero que te guste el siguiente poema.


Ella

Ella es luchadora, ella es valiente. Ella se levanta cada mañana, se prepara un café y coge fuerzas para enfrentarse al mundo una vez más, como otro día cualquiera. Ella es única, trabajadora y valiente. Ella es ayuda, consuelo y apoyo cuando los demás fallan. Ella lo da todo por mi sin pedir nada a cambio. Ella es la luz que ilumina mi camino, mi guía y mi consejera. Ella es mi paraguas cuando llueve, mi cantimplora cuando abrasa. Ella es la pomada de aquellas veces que caí, ella es quién me enseñó a caer. Ella es mi amiga, mi compañera, mi jefa, mi medio corazón, mi canción. Ella es mi madre.


Felicidades mamá, a pesar de la riqueza del español no hay palabras que puedan describirte, quizás la inmensidad del océano sí pueda hacerlo:





¡¡¡¡¡TE QUIERO!!!!!

lunes, 12 de mayo de 2014

Hoy no serías tú

Y las montañas hablaron de khaled hosseini muestra una clara tesis, difícil de aceptar, pero no por ello menos real. Independientemente del final, que puede ser feliz o trágico la vida de toda persona está marcada, en mayor o menor medida del sufrimiento. El grado en el que éste se manifieste depende del Destino, la casualidad o la suerte, depende de cómo queramos llamarlo ya que al fin y al cabo son tres términos diferentes que designan una misma realidad, es tan sólo un juego del lenguaje. Esta conclusión es la que deriva de la observación de todos los instantes por los que pasan los personajes de esta emocionante, y emotiva, novela. No obstante, no es necesario leerlo en una novela para darse cuenta, si analizamos y miramos a nuestro alrededor cada persona, cada ser, ha sufrido en algún momento de su existencia, quizás esté sufriendo ahora y simplemente nos mantenga en la ignorancia. Pero podríamos incluso ahondar más en el tema, observemos nuestro propio reflejo en el espejo. ¿Cuántos palos nos ha dado la vida? ¿Cuántas personas nos han abandonado por voluntad propia o ajena? ¿Cuánto dolor y sufrimiento hay en cada uno de nuestros corazones? Y aún así seguro que siempre habrá alguien que lo esté pasando o lo haya pasado infinitamente peor, que nuestro dolor sea incomparable al suyo, insignificante. Entonces, ¿qué hacer con nuestro sufrimiento? Porque que el de al lado sufra más que nosotros la verdad es que no soluciona nada. Desde mi punto de vista, a veces, cuando el dolor es irremediable e inevitable, sólo nos queda aceptarlo. Aceptarlo, porque al fin y al cabo gran parte de lo que somos es fruto de todo aquello por lo que hemos sufrido. ¿Habéis pensado alguna vez quiénes seríais si no hubierais tenido que enfrentaros a todas aquellas piedras que os habéis encontrado por el camino? Yo te lo diré querido lector, hoy no serías tú.





miércoles, 7 de mayo de 2014

Libertad (5ª Parte)

Esta ya es la última parte de Libertad, espero que os guste. Por favor, cuando lo leáis responded a la encuesta que esta en la esquina superior izquierda, estará ahí una semana. Y aquí os dejo el final de la historia de Juan y María:

Dicho y hecho. María conducía camino de Cazorla mientras Juan se dedicaba maravillado, a observar el impactante paisaje. Ya estaban en la Sierra de Cazorla y sin saber por qué Juan tenía un mal presagio. Un cartel les indicaba que no podían avanzar más en coche, se bajaron y continuaron a pie. Empezaba a atardecer cuando María se detuvo:
-Éste es el sitio.
Como Juan intuía, no sentía nada, absolutamente nada: aquél no era su bosque. Ya sin saber qué hacer cayó de rodillas, no le quedaban fuerzas para continuar, el día había sido agotador. Entonces María sin saber qué hacer le abrazó, y con palabras de ánimo consiguió convencerle para buscar un hotel en el que pernoctar. Pero Juan se sentía vacío, desesperanzado. Necesetiba compañía y María no pareció sorprenderse cuando pidió en recepción una habitación de matrimonio. La habitación no era gran cosa pero estaba limpia y era acogedora. Juan se tumbó inmediatamente en la cama, pero no lograba dormir. Demasiadas cosas pasaban por su mente. María se acurrucó unos minutos después a su lado, abrazándolo. Fue aquel instante en el que se miraron a los ojos cuando ambos comprendieron que no importaba lo que hubiese pasado aquél día, mientras permanecieran juntos lo demás no importaría. Un beso, largo, apasionado, les permitió conciliar el sueño. Qué poderoso podía llegar a ser un beso, fue el último pensamiento de Juan antes de ser atrapado por Morfeo.

A la mañana siguiente Juan despertó y una luz le cegó. Instantes más tarde consiguió entreabrir los ojos y observar su alrededor: la habitación del hotel ya no estaba, se había convertido en troncos, ramas, hojas, tierra... y el silencio de la noche se había convertido en sonidos, en vida, en un pequeño conejo que se escondía en su madriguera, en un osezno que jugueteaba con una mariposa o en un riachuelo que fluía a lo lejos. Desplegó sus alas y respiró su ansiada libertad, volaba. Por fín volvía a ser un ruiseñor. Debía contarle sin más demora su extraño sueño a su compañera, a su María. Jamás querría dejar de ser un pájaro, nunca renunciaría a su libertad.


lunes, 5 de mayo de 2014

Libertad (4ª Parte)

-¿Es una broma? Si querías pasar más tiempo conmigo sólo tenías que decírmelo...
-No, no es una broma es verdad, todo lo que te he contado es cuanto sé... ¿Tú podrías ayudarme?- María no sabía que había sido, si el raro comportamiento de Juan durante toda la mañana o aquellos ojos azules que parecían incapaces de mentir lo que la había convencido, el caso fue que su cabeza asintió lentamente como si todavía continuara asimilando todo lo que Juan le había contado:
-Te ayudaré, ¿pero cómo?
-Ojalá lo supiera...
-¿De qué te acuerdas?- María se sentía impotente, ¿por qué era todo tan injusto? Justo cuando parecía que las cosas entre ellos dos empezaban a ir bien la situación se truncaba... ¿Cómo podía haberlo olvidado todo? ¿Habría olvidado también lo que pasó aquella tarde? Había estado enamorada de Juan tantos años... No podía pasarle esto ahora.
-Sólo recuerdo un bosque cuyos árboles parecían rozar el cielo y, a lo lejos, un arroyo que brotaba desde el subsuelo y la libertad... La libertad de poder hacer lo que uno quiere, de poder respirar sin más preocupación que la de dejarse llevar, de volar...
-Pero no lo entiendo, ¿volar? ¿Cómo? ¿Cómo vas a volar?
-No lo sé pero volaba, eso sí lo recuerdo con total claridad... Lo que yo no consigo entender es cómo puedo ser ahora lo que soy, ¿cómo puedo ser un ser humano? Y tú, ¿cómo puedes vivir así, atrapada en una jaula, sin poder decidir sobre tu propio ser, sobre tus propias acciones?
-Te equivocas, precisamente somos los seres humanos quienes decidimos qué hacer y qué no, un animal no puede pensar, no puede tomar sus propias decisiones.
-Entonces, ¿por qué no puedo volar? ¿Por qué me siento atrapado?
-Eso yo no lo sé, pero quizás podríamos intentar buscar el bosque ya que parece ser que es de lo único que te acuerdas, eso podría ayudarte.-Concluyó María cansada de hablar de un tema que parecía no conducir a ninguna parte. Aquél no era Juan, sin embargo, algo en su conducta le recordaba a él. Posiblemente esas ansias de vivir, esa imaginación... Nunca dejes de soñar le había dicho aquella tarde, cuando todo entre ellos cambió, cuando se declararon su amor el uno por el otro. María suspiró, quizás ya nada volvería a ser como aquella tarde, como antes...
María y Juan se fueron a comer a la cafetería de la universidad y tras ello se pusieron a buscar mapas de los alrededores, tal vez Juan a través de aquellos mapas podía recordar cuál era aquel bosque que tanto anhelaba. El tiempo pasaba lentamente, pero ambos se sentían bien cerca el uno del otro, algo parecía haberse reestablecido. Puede ser que no todo estuviera perdido pensó María y entonces recordó una cosa:
-Juan, ¿recuerdas aquella excursión?
-¿Qué excursión?
-Cuando fuimos con Carmen, nuestra profesora de biología en el instituto a Cazorla. Aquel sitio te enamoró, ¿y si es alli?

-Sólo hay una forma de averirguarlo...

sábado, 3 de mayo de 2014

El mundo debe saberlo

He visto oportuno hacer un paréntesis, hacer mención de la situación que envuelve Venezuela. Ayer me llegó un vídeo, un vídeo que muestra cómo lo están pasando los venezolanos, un vídeo que merece ser compartido y llegar a oídos del mayor público posible


video




Este vídeo me recordó La crítica a las ideologías de Karl Marx, para el filósofo la ideología es cualquier producto de la mente humana, forma de una conciencia deformada integrante de la superestructura justificadora de los diversos modos de producción histórico-sociales que se han sucedido. Simplificando, es un producto de la mente humana, una forma de conciencia deformada y falsa que forma parte de la superestructura. Desde mi punto de vista tanto en Venezuela como en muchas partes del mundo (por no decir en casi todas) estas ideologías independientemente de su signo han sido empleadas para manipular al ciudadano y poder hacer así con nosotros lo que los dirigentes quieran. A mi modo de ver las cosas, sólo hay una ideología (o una forma de ver la vida mejor dicho) válida: vivir y dejar vivir, ayudar siempre que se pueda, defender la libertad, la justicia, la vida. Por ello, queridos amigos venezolanos, hermanos, comparto este vídeo con el mayor número de personas posibles y querido lector, si le es posible hágalo usted también, por Venezuela, por un planeta más justo. El mundo está, como siempre ha estado, sumido en el caos y espero que entre todos podamos mejorar la situación. Luchemos. Abrazos desde España.